Loader
 

Nuestra ciudad

La Catedral de Sevilla

“Hagamos una Iglesia que los que la vieren labrada nos tengan por locos”

Así tradujo el pueblo lo que habían decidido en sus reuniones los canónigos de Sevilla en 1401. Estaban dando a luz, sin saberlo del todo, esta maravilla que hoy contemplamos y cuya historia resulta sorprendente.La Catedral de Sevilla fue levantada a partir de 1402, sobre la antigua Mezquita mayor, de la cual sólo se conservan el alminar modificado (la Giralda) y elPatio de las abluciones (Naranjos). Para el año 1987 la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad.

Durante los siete siglos que esta catedral alberga en toda su historia, el Cabildo Metropolitano siempre ha estado presente manteniendo las celebraciones y festividades como las del Corpus y la Inmaculada además de atender la devoción a la Virgen de los Reyes. Durante su construcción ha pasado por varias etapas o fases que una a una han ido aportando valiosas contribuciones al todo que supone esta impresionante Catedral.

En dimensiones es el tercer templo cristiano mayor del mundo, tras las Catedrales de San Pedro en Roma y la de San Pablo en Londres. Además, la Catedral de Sevilla es la catedral gótica más grande de todo el mundo. Un dato que se suma a la multitud de motivos por el cual es un lugar de visita obligada para todos los públicos.

Sevilla, su casco histórico monumental es, sin lugar a dudas, la mejor elección posible para tus vacaciones ya que podrás simultanear el ocio con la cultura donde las calles aparecen como hilo conductor y actor necesario para entender el arte y la idiosincracia de nuestra ciudad.

La Plaza de España

Plaza de forma ovalada de unos 200 metros de diámetro, en la plaza de España de Sevilla, podemos encontrar un gran “abrazo” de la ciudad. Con una construcción magnífica, una impresionante torre al final de cada brazo y en el centro de la plaza encontramos una espectacular fuente.

Representativa de la arquitectura regionalista, está realizada en ladrillo visto con aplicaciones de cerámica polícroma.

La forma semicircular simboliza el abrazo de España y sus antiguas colonias y mira hacia el rio Guadalquivir como camino a seguir hacia América. Su decoración se basa principalmente en ladrillos vistos, mármol y cerámica dándole un toque renacentista y barroco en sus torres.

La plaza está bordeada por un canal cruzado por 4 puentes que representan los 4 antiguos reinos de España. Las paredes del gigantesco edificio principal despliegan un repertorio de bancos y ornamentos de azulejos que hacen referencia a las 48 provincias españolas con mapas de las provincias, mosaicos sobre hechos históricos, escudos de cada ciudad y a los lados columnas con nichos en las cuales había libros sobre literatura, historia y arte de cada una de ellas.

La Plaza de España de Sevilla constituyó el proyecto más emblemático de la Exposición Iberoamericana del año 1929. Las obras de construcción comenzaron en el año 1914, resultando el proyecto más ambicioso y costoso de la Exposición, llegando a trabajar en su construcción mil hombres al mismo tiempo.

Plaza de toros La Maestranza

La Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla es la sede de las corridas que se realizan en la ciudad de Sevilla, teniendo especial relevancia para los aficionados las que se celebran durante la Feria de Abril. Es uno de los centros de atracción turística más populares de la ciudad y está entre los monumentos más visitados de la misma.

Fue construida entre 1761 y 1881. Tiene una fachada barroca pintada en blanco luminoso y dorado ocre. Los tendidos altos están cubiertos por un tejadillo soportado por arcos y columnas de mármol, que le proporcionan una singular personalidad a esta plaza.
La Puerta Este del edificio es la llamada Puerta del Príncipe, a través de la cual sólo a los más exitosos toreros se les permite salir directamente de la Arena.

La Maestranza contiene un museo taurino que detalla la historia de las corridas de toros en Sevilla Entre sus colecciones de trajes, cuadros, retratos y carteles, se encuentra una capa púrpura pintada por Picasso. A su lado, se encuentra la sede de la Real Maestranza de Caballería realizada por Aníbal González en 1929. Esta es la propietaria de la plaza. Es una corporación nobiliaria que tiene sus orígenes en los tiempos de la Reconquista y que fue reorganizada en el s. XVII.

La Plaza de Toros de la Maestranza de Sevilla es considerada, junto con Las Ventas de Madrid, una de las más importantes de España, pudiendo albergar a más de 12.500 espectadores.

La Giralda

Uno de los monumentos más característicos de la ciudad de Sevilla es la Giralda, una de las más grandes del mundo y verdadera joya.

Se trata del antiguo alminar de la mezquita almohade que data del siglo XII sobre la que tiempo después se edificaría la actual Catedral de Sevilla. La parte inferior fue originariamente construida por los musulmanes, iniciándose su construcción en el año 1184 por disposición del sultán de Marruecos Abu Yaqub Yusuf. Los cimientos están construidos con piedras de antiguas construcciones romanas y aún hoy pueden apreciarse a ras del suelo.

En otros tiempos fue la torre más alta del mundo y una de las más bellas del mundo islámico. Con la conquista de la ciudad por el rey cristiano Fernando III de Castilla, la mezquita se convirtió en una Catedral, destruida parcialmente por un fuerte terremoto en el año 1356. En el año 1433 la mezquita fue derribada y se construyó la Catedral que se inauguró en el año 1507, en la cual La Giralda sigue siendo utilizada como campanario.

Entre 1558 y 1568 se construyó un nuevo campanario renacentista, coronado por una desmesurada veleta de bronce, alcanzando la actual altitud de 97,5 metros. La Giralda debe su nombre justamente a los movimientos giratorios de la veleta por el viento.

Basílica de la Macarena

De estilo neobarroco, colorista, la basílica se empieza a construir en 1941 y se termina 8 años más tarde, en el 49, para convertirse en la sede de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y de María Santísima de la Esperanza Macarena. En 2009 se inauguró, además, el museo de la basílica, donde el visitante podrá realizar un recorrido por la Semana Santa de Sevilla a través de los elementos procesionales y litúrgicos que ha ido reuniendo la hermandad.

Llamada asimismo Basílica Menor de María Santísima de la Esperanza Macarena Coronada, está situada en la calle Bécquer, en pleno barrio de la Macarena.

Barrio de Santa Cruz

El barrio de Santa Cruz es, sin lugar a dudas, uno de los más populares y concurridos de Sevilla, por sus típicas y estrechas calles, sus casas señoriales, sus patios cuajados de flores, el murmullo de sus fuentes, el aroma de azahar,… y por todo el encanto y leyendas que le rodean.

Se originó en la antigua Judería sevillana, cuando al conquistar el Rey Fernando III la ciudad, se concentró allí la comunidad judía más importante de España. Tras la expulsión de los judíos en el año 1483, el barrio decayó y fue en el siglo XIX cuando se tomó la decisión de reurbanizar el mismo para que fuese lo que es hoy en día.

El barrio está conformado por angostas calles y estrechos callejones, que tenían como finalidad crear corrientes de aire fresco para soportar el calor en verano. Estas angostas calles desembocan en plazas, como la famosa Plaza de los Venerables cuyo nombre tiene su origen en el antiguo Hospital para Venerables Sacerdotes. Otra de las más importantes plazas del barrio, es la que justamente le da el nombre al barrio: la Plaza de Santa Cruz. Esta plaza cuenta en su centro con una cruz que data del siglo XVII. Sin embargo, estas no son las únicas plazas del barrio, hay muchas de ellas y cada una tiene su encanto, como la Plaza de las Cruces, la Plaza de Doña Elvira, la Plaza de los Refinadores,y la Plaza de la Alianza, entre otras.

Merece la pena tomarse este paseo con tranquilidad, perderse por sus calles y plazas, y disfrutar de cualquier rincón, sombra, aroma,…